Múnich en 2 Días

Hola a todo el Mundo! 🙂

Nuestro finde en Múnich fue como la crónica de un éxito anunciado. La capital de Baviera llevaba bastante tiempo en nuestro punto de mira pero se nos resistía constantemente bien por precio o por disponibilidad de días. Un día (y una vez más) Ryanair escuchó porfín nuestras plegarias y puso finalmente un vuelo Dublín-Múnich en un horario y precio que nos fue imposible de resistir 😉 happy days!

 

Día 01

Llegamos a Múnich bien tempranito el sábado por la mañana. La bajada del aeropuerto fue un pelín larga (y cara) pero muy cómoda y fácil en el S-bahn (tren de cercanías) que nos dejó en la estación central (Munchen hbf), cerca de donde nos alojábamos. Desde allí hasta la puerta Karlstor en Karlsplatz fue un cómodo paseo de 10 minutos en el cual pudimos observar entre otras cosas el espectacular Palacio de Justicia de Múnich. La puerta de Karlstor, que es en realidad es una reconstrucción, es una de las 3 que aún se conservan de la antigua muralla medieval de la ciudad, hoy en día desaparecida por culpa de la expansión acelerada  de la ciudad.

 

La puerta da directamente a una de las calles más conocidas y con más vida de Múnich, Neuhauser str. A pocos metros se encuentra una de las iglesias más bonitas de la ciudad, St. Michael. Aunque tuvo que ser reconstruida después de la guerra, su fachada e interior nos sorprendieron mucho.

St. Michael

Siguiendo por la misma calle (ahora se llamará Kaufingerstr.) nos encontramos a mano izquierda uno de los iconos de la ciudad y de Baviera, la catedral Frauenkirche. Con sus dos torres características en la fachada y su sencillez general fuera y dentro de la nave, esta iglesia destaca por no parecer una catedral propiamente dicha. La historia dice que esta mole de ladrillo sirvió durante la guerra para proteger a mucha gente judía la cual una vez finalizada la guerra y con la catedral practicamente destruida (sólo se salvaron las torres porque las usaban como puntos de referencia), ayudó a levantarla de nuevo de las cenizas.

Dejando la catedral atrás se llega en un suspiro al centro y corazón de la ciudad, la majestuosa e imponente, Marienplatz, escenario de acontecimientos históricos y populares de Múnich. En el centro se alza una columna que sustenta a la virgen patrona de Bavaria protegida por cuatro ángeles a los pies del pilar. En uno de los lados de la plaza está el antiguo ayuntamiento (Altes Rathaus) que en realidad parece nuevo porque se trata de una reconstrucción y que hoy en día alberga el Museo del Juguete. Otra curiosidad de la plaza es la fuente del pez, Fischbrunnen, que marca el lugar donde antiguamente se vendía el pescado. Pero sin duda alguna lo que mas llama la atención en la plaza es el increíble ayuntamiento nuevo, Neues Rathaus. Destaca especialmente el carillón de su torre, donde cada día (a las 11h, 12h y en verano también a las 17h) 32 figuras y 46 campanas representan la boda de 1568 del duque Guillermo V y Renata de Lorena.

A la torre del ayuntamiento se puede acceder por 3€ pero en nuestra opinión las vistas son mucho mejores desde la cercana torre de Peterskirche, y el precio es el mismo, aunque en la primera hay ascensor y en la segunda 306 escalones… Juzgad vosotros mismos por las fotos, impresionantes! 😀

Cerca de Marienplatz está también uno de los sitios más populares de Múnich, el mercado de Viktualienmarkt, donde se encuentran todo tipo de carnes y embutidos, verduras y pescados típicos de Alemania.

Viktualinmarkt desde la torre de Peterskirche.

Desde el mercado nos acercamos a ver la puerta más antigua de la ciudad, Isartor. Aunque quizás no luce tanto como su hermana Karlstor, y pese a estar reconstruida también, ésta es en nuestra opinión la puerta más bonita de las antiguas murallas de Múnich (las fotos no le hacen justicia).

Regresamos a Marienplatz pasando por otro icono archifamoso de Múnich, la fábrica de cerveza Hofbrauhaus. Creada en 1589 para atender las necesidades de la corte, esta cervecería de techos abovedados es realmente bonita y congrega todos los tópicos tradicionales de Baviera dentro de ella, nos encantó!.

Seguimos hacia al norte desde Marienplatz hasta dar con la sobria Max Joseph Platz, donde se encuentra la Residenz, antiguo castillo y residencia de reyes bávaros, y desde donde sale la supuesta calle más cara de Alemania, Maximilianstrasse, la cual nos decepcionó un poco al no tener nada en particular o especial… En la misma plaza también está situada la Ópera de estilo neoclásico y que sufrió varios incendios.

Max-Joseph Platz con la Ópera al fondo.

Desde esta plaza y siguiendo por Residenzstr. se llega a Odeonsplatz donde la posiblemente iglesia mas bonita de Múnich capta todas las miradas. Sea por su tamaño o por su color amarillo, Theatinerkirche o Iglesia de San Cayetano de los padres teatinos.. no deja indiferente a nadie. En el free-tour que hicimos por la ciudad nos comentaron que la lista de espera para casarse en ella es de años! y no nos pareció raro a nadie porque es realmente bonita!. En la misma plaza a lado de la iglesia está el Palacio de Preysing, de estilo barroco, que fue la residencia de los condes de Preysing y que pone la guinda final al conjunto arquitectónico en la plaza.

Odeon platz y la bonita Theatinerkirche.

Apuramos para ir desde aquí en un mini-paseo hasta el espléndido Jardín Inglés (Englischer Garten). Este inmenso parque en el corazón de Múnich es considerado uno de los más grandes de Europa, y es que la idea de recorrerlo entero supondría dedicarle mínimo un día entero… Dentro del parque uno de sus edificios mas conocidos es la Chinesischer Turm, torre con forma de pagoda a cuyos pies está un famoso biergarten. Pero si algo llama la atención y hace famoso al parque es su ola fluvial artificial que sea invierno o verano es surfeada ininterrumpidamente!

Terminamos el primer e intensísimo día en Múnich en una fiesta callejera que montaron cerca de Odeonsplatz, donde pudimos comprobar que los alemanes no son tan serios y aburridos como nos los pintan a veces 😉

Los alemanes no se lo montan mal del todo jajaja

 

Día 02

Nuestro segundo día en Múnich fue “contra todos nuestros pronósticos” igual o más intenso que el día anterior 😉 Nos levantamos a una hora decente, considerando lo cansados que estábamos del día anterior, para dirigirnos al barrio de los museos, Kunstareal. Nosotros no teníamos ni idea pero Múnich es toda una potencia en lo que a museos se refiere. Los más importantes son posiblemente Glyptothek (colecciones de mármoles clásicos), Staatliche Antikensammlung (colección de antigüedades clásicas), Städtische Galerie im Lenbachhaus (pinturas de Múnich desde el siglo XV hasta hoy) y la famosísima Alte Pinakothek que es uno de los museos de arte más famosos del mundo. Lamentablemente hacen falta al menos 2-3 días más para poder visitarlos, cosa que en nuestro caso era imposible.. aunque lo dejaremos pendiente para una futura visita!

En cualquier caso la zona es muy bonita y los edificios muy chulos por lo que el paseo hasta la zona es muy recomendable. Especialmente bonita es la grandísima Königsplatz, donde se encuentran la Glyptothek y el Antikensammlung. En este espacio están también los Propyläen, desde donde le gustaba hablar a Hitler.

Desde aquí salimos hacia el Castillo/Palacio de Nymphemburg. La caminata no es corta pero es bonita y lo mejor de estos paseos es lo que sueles descubrir por el camino. Pasamos, y de paso comimos, en otra de las famosas cervecerías de Múnich, la Löwenbräukeller, que nos sorprendió por su bonito edificio y biergarten.

El Castillo/Palacio de Nymphenburg es una preciosa construcción llena de historia donde los antiguos soberanos bávaros residían durante el verano. Impresionante por fuera debido a su tamaño y alas semicirculares, alberga en su interior salas con obras de arte, una famosa manufactura de porcelana y hasta una colección de carrozas de gala.

Lo que más nos gustó de Nymphenburg, y ya veníamos advertidos, fue su majestuoso y enorme parque. Otro espacio verde inmenso para perderse, con bastantes atractivos para ver y zonas muy cuidadas y otras mas salvajes para que haya un poco de todo 😀 Algunos de los edificios que se pueden ver en el parque son el pabellón de caza, Amalienburg, o el de baño, Badenburg.

Una vez rematamos con el palacio nos decidimos por visitar otro de los espacios más emblemáticos de Múnich,  el Olympiapark. Este futurista complejo construído con ocasión de los XX Juegos Olímpicos destaca principalmente por la increíble cubierta de cristal de los edificios sostenida por palos de acero. Los espacios verdes donde está situado están cuidadísimos y vale la pena pasear por ellos para contemplar las vistas sobre la ciudad de Múnich.

Aunque a nosotros ya no nos dio tiempo a más, muy cerca del Olympiapark se encuentran la Olympiaturm, torre de televisión desde donde obtener increíbles vistas, y el BMW Welt, la colosal casa de la marca de coches BMW.

Nos vamos de Múnich muy contentos y con la idea de volver ya que nos quedaron muchas cosas por ver. En cualquier caso, 2 días fueron perfectos para ver lo básico y cogerle el gusto a esta ciudad alemana que en nuestro caso nos sorprendió por ser completamente distinta a Berlín, más clásica y acogedora, y donde la tradición y la cultura bávara están presentes en cada esquina de la ciudad.

Nos vemos por el Mundo!

N&R

4 comentarios sobre “Múnich en 2 Días

Déjanos un comentario :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.