Copenhague en 2 Días

Hola a todo el mundo!

En noviembre de 2017, buscando aleatoriamente por la web, encontramos unos vuelos muy económicos a Copenhague que no pudimos dejar escapar… Llevabamos mucho tiempo queriendo ir, en gran parte también porque tenemos unos buenos amigos viviendo allí, así que no lo dudamos mucho y nos pusimos en marcha! 🙂

Copenhague es una ciudad preciosa, no muy grande y llana, perfecta para recorrerla caminando. El tiempo y las horas de luz al día pueden ser claves durante el invierno, como en nuestro viaje, así que tenedlo en cuenta al planear el vuestro. En Copenhague puede llegar a hacer muchísimo frío y viento, y lluvia, y todo a la vez; asi que estad preparados para todo. La moneda es la corona danesa y, al igual que el tiempo, conviene ver a cuanto está antes de ir para evitarnos sorpresas ya que los precios en Dinamarca son bastante altos en general…

En el aeropuerto de Dublin antes de despegar!

Llegamos el viernes por la noche a la capital danesa y tras un corto paseo por el aeropuerto encontramos el tren que lleva a la estación central en 20 minutos por unos 5 €. También se puede coger el metro si el alojamiento en el que os hospedais queda cerca de una parada de este. Nosotros nos alojamos en el hotel Cab Inn City, el cual está muy centrico y es “barato”, aunque las habitaciones son pequeñisimas y solo valen para dormir…

Dia 01

Empezamos nuestra visita a Copenhague recorriendo un poco el barrio alternativo Vestebro. Poco queda hoy del antiguo barrio chino que albergó esta zona a comienzos del siglo XIX. El Vestebro es hoy por hoy uno de los barrios más vivos de Copenhague, famoso entre otras cosas por sus tiendas y cafés inusuales e independientes.

Maravillas del Vestebro

Otros de los grandes atractivos que encontramos en el barrio fue el Museo de la Ciudad  (uno de los primeros edificios del barrio), la calle Vaernedamsvej con sus tiendecitas de comida gourmet, y la Fabrica de Cerveza Carslberg con sus imponentes elefantes en su entrada.

Continuamos recorriendo Copenhague a pie por el Casco Antiguo. Cómo en muchas otras ciudades en Europa, Copenhague tuvo granes incendios que acabaron con el corazón de la ciudad por lo que pocos edificios quedan anteriores al siglo XVIII. En cualquier caso el centro es precioso, lleno de color y con infinidad de rincones con encanto.

Nos gustó mucho la Plaza del Ayuntamiento (Radhuspladsen) con las gárgolas a la entrada del mismo y la estatua de Christian Andersen mirando hacia el Tívoli. Desde esta plaza sale Frederiksberggade, una de las calles peatonales con más vida por su multitud de tiendas y que merece la pena recorrer también admirando sus bonitos edificios. A medio camino y separadas por esta calle encontramos las llamadas Plaza Nueva (Nytorv) y Plaza Vieja (Gammeltorv). En la Plaza Nueva destaca la Fuente Caritas, la reserva de agua más antigua de la ciudad y en la Vieja el imponente Palacio de Justica (Domhuset), antiguo ayuntamiento de Copenhague. En esta última plaza era también donde se practicaban ejecuciones públicamente hasta 1780.

Siguiendo por la misma calle (ahora se llama Amagertorv) se llega a una plaza preciosa donde están la famosa orfebrería Georg Jensen y la fábrica de porcelana Royal Copenhagen donde nos enamoramos de algunas de las cosas que tenían en el escaparate hasta que vimos los precios… ¡qué locura!. Aquí también se encuentra la bonita e icónica Fuente de las Cigüeñas, punto de encuentro para turistas y locales. El suelo de esta plaza es un mosaico precioso y vale la pena ir a alguno de los edificios que la rodean para verlo desde cierta altura, chulísimo!

Seguimos caminando una vez más por la misma calle hasta llegar a la zona del puerto, a una plaza conocida como Plaza Nueva del Rey (Kongens Nytorv). En una de las esquinas de la plaza está el posiblemente hotel más lujoso de Copenhague, Hotel d’Anglaterre, y en otra los almacenes más antiguos de la ciudad, Magasin du Nord. Otro edificio interesante en la plaza es el Teatro Real (Det Kongelige Teater), el cual desafortunadamente no pudimos ver bien debido a unas obras en la zona…

Desde la plaza se accede a una de las zonas más conocidas y coloridas de Copenhague, Nyhavn. Esta popular y atractiva zona llena de bares y restaurantes fue en el siglo XVIII un importante punto de encuentro donde los barcos mercantes llegaban a través del canal con su mercancía hasta la plaza para descargarla. Este Puerto Nuevo fue también muy importante a finales de siglo XIX como puerta de salida hacia América donde numerosos daneses partieron en busca de un futuro mejor.

Dejando las aguas del estrecho a la derecha llegamos en un corto paseo al ostentoso y tranquilo Distrito Real (Frederiksstad).  De esta zona destaca sin lugar a dudas la plaza con los cuatro palacios de Amalienborg, donde vive la familia real actualmente. Desde el centro de la plaza, colocándose de espaldas a la estatua central de Federico V, se puede ver la bonita Iglesia de Mármol (Marmorkirken o Frederikskirke) con su impresionante cúpula.

Dejamos atrás el Distrito Real y el mar del Estrecho a la derecha rumbo hacia la Sirenita (Lille Havfrue), el icono más famoso de la ciudad. La estatua fue realizada por Edvard Eriksen en 1913, quien tomó a su mujer como modelo para la figura… Tras las fotos de rigor entre la multitud de turistas apelmazados a su alrededor nos dirigimos a la siguiente parada, la espectacular fortaleza con forma de estrella, Kastellet.

Patrimonio de la Humanidad por la UENSCO, el fuerte Kastellet fue construido en 1808 para luchar contra los británicos pero hoy en dia es un apacible lugar que alberga la sede danesa de las fuerzas armadas y de la OTAN. Recomendamos recorrerlo con calma dando un largo paseo por sus murallas en el camino de regreso al centro de la ciudad. Tras la muchedumbre encontrada en la Sirenita hemos de decir que se agradeció mucho la paz del lugar 🙂

El centro de Copenhague al anochecer se transformó en un espectáculo de luces de navidad y mercadillos navideños a todo dar precioso!! Disfrutamos muchísimo volviendo a pasear por sus calles y descubriendo ahora un nuevo punto de vista de los mismos edificios y monumentos.

Acabamos el intenso día con la mejor de las guindas, el Parque del Tívoli. Habiamos escuchado mucho hablar de él pero sinceramente no teníamos grandes expectativas, qué equivocados estábamos! Podemos decir sin ninguna duda que es de los mayores espectáculos de luces que hemos visto nunca! No sabemos si es porque era Navidad pero nos pareció impresionante el despliegue de medios 😀 Sólo podemos decir que las fotos no hacen justicia y que Sí vale mucho mucho la pena pagar el precio de la entrada.

 

Día 02

Aprovechamos el segundo y último día en Copenhague para visitar algunas de las otras zonas interesantes de la ciudad que nos quedaban pendientes, pero de una forma considerablemente menos “intensa”. Nos dedicamos más a pasear y perdernos por las callejuelas del centro y da isfrutar más conscientemente de la ciudad sin tanta prisa. 

Una de nuestras primeras paradas fue la Torre Circular, próxima a la calle peatonal de Amargetorv, un singular edificio de ladrillo rojo que es en realidad un observatorio del s. XVII. Dentro verás una curiosa rampa que se utilizaba en su tiempo para que caballos y carros pudieran subir los diferentes niveles de la torre. Hacia la mitad de la torre hay una galería de arte que acoge exposiciones itinerantes. Cuando nosotros la visitamos había una exposición del Comic, muy interesante y animada, con autores firmando libros y un par de workshops de dibujo, para los mas fans. Lo que mas nos gusto de la torre sin duda, fueron las vistas que hay desde la terraza superior 🙂

Tras la torre nos acercamos hacia el cercano castillo de Rosenborg (antigua residencia de verano de los Reyes Daneses). El día se había levantado bien pero según pasaban las horas el tiempo se volvía cada vez peor, hasta que llegó un punto que era imposible estar en la calle, por lo que desafortunadamente no pudimos disfrutar mucho ni del Castillo ni del Jardín del Rey, que se encuentra justo antes. Nos quedará para una próxima visita!

Hicimos una breve y merecida pausa para un café calentito para retomar fuerzas y seguir la ruta.

La siguiente parada fueron los “Embalses de Norrebro”, barrio alternativo perfecto para pasear pero que quizás por el mal tiempo no nos impresionaron demasiado.

A continuación nos dirigimos a Slotsholmen (isla que alberga el centro del gobierno nacional y el lugar mas antiguo de Copenhague). La traducción de su nombre seria algo así como “isla del Castillo”. La historia cuenta que el obispo Absalon construyó un fuerte-castillo para proteger a la población de los salvajes piratas alemanes, de ahí el nombre. Aquí se pueden visitar museos, iglesias, la antigua Bolsa del pais, restos de 5 castillos, puentes famosos…pero sobre todo y mas importante el Castillo de Christiansborg. Una de las “atracciones mas turísticas” es su torre  mirador, con impresionantes vistas sobre la ciudad, intentamos visitarla pero…tras esperar mas de 1 hora en la cola…desistimos.

Desde aquí nos fuimos Christiania, la famosa “Comunidad Hyppie” de Copenhague, un barrio parcialmente autogobernado de unos 1000 residentes. El Estado Libre de Christiania es un cuartel exmilitar apropiado por los librepensadores en los años 70. Quizás pasear durante solo un rato por la zona puede ser un poco decepcionante, como lo fue para nosotros, ya que la zona es un tanto caótica, con arte callejero, esculturas con materiales reciclados, mucha marihuana… visitarlo por libre puede que no fuese la mejor idea… Tras leer un poco más se ve que hay mucho mas detrás,  una filosofía política y social con un fuerte concepto de la vida en “comunidad” bastante interesante. En su pagina web se ofrecen tours guiados donde seguramente podrás obtener una visión más completa y real del barrio, http://www.christiania.org. Nosotros nos lo apuntamos también para nuestra próxima visita! 😉

Para finalizar acabamos tomando una cerveza en el “Copenhaguen Street Food”, un hangar situado muy cerquita de Christiania y mirando al mar, que alberga multitud de puestos de comida y bebida de diferentes partes del mundo. El ambiente es muy bueno con música en directo, gente de todo tipo, muy multicultural y acogedor pese a un exterior sobrio y muy industrial.

Este sitio no aparecía en nuestra guía, pero lo encontramos gracias a nuestros amigos, que viven en la ciudad desde hace un tiempo y nos lo recomendaron, todo un acierto! perfecto para ponerle broche a nuestra primera visita danesa.

Conclusiones: Copenhague nos enamoró desde el primer momento y eso que el tiempo no nos acompañó mucho durante el fin de semana… Limpia, ordenada, moderna, cosmopolita, colorida, … una maravilla de ciudad! Nos queda pendiente volver (en verano) para re-visitar esos sitios que nos dejaron un sabor un tanto agridulce.

Un saludo viajeros!

N&R

 

6 comentarios sobre “Copenhague en 2 Días

Déjanos un comentario :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.