Trogir , Primošten y Šibenik – Croacia (Dalmacia) en 7 Días

Hola a todo el Mundo! 🙂

Comenzamos nuestro cuarto día por Croacia, visitando TROGIR. Esta bellísima isla, conectada por puentes al continente y a la isla de Čiovo, nos pareció un auténtico tesoro. Con más de 2000 años de antigüedad, Trogir tuvo una historia muy convulsa pues fue fundada por los griegos pero estuvo bajo el dominio de varios imperios como el romano, el francés o el austrohúngaro. Ser un codiciado objeto de deseo le valió numerosas destrucciones y reconstrucciones a lo largo de su historia que por otra parte contribuyó a su rica mezcla cultural y urbanismo. A fin de preservar todo su valor patrimonial y vestigios culturales, fue finalmente declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Llegamos a Trogir tempranito tratando de escapar del turismo masivo y organizado que abarrota el país en general durante el Verano… Afortunadamente pudímos dejar el coche en un aparcamiento junto a la estación de autobuses, que está a ladito mismo del puente que llega a la isla, y desde allí había ya unas vistas chulísimas de la isla de Čiovo y de Trogir con el campanario de la catedral sobresaliendo por encima de todos los edificios, Precioso!!

Empezamos la visita entrando por la Puerta de Tierra firme del s.XVII, coronada por el patrón de la ciudad, el Beato Juan Orsini. La primera impresión que tuvimos sobre Trogir es que rebosa encanto por los cuatro costados! Nos dejamos perder por sus callejuelas empedradas un rato hasta que dimos con la maravillosa Plaza principal (Gradski Trg.). El principal edificio en esta bonita plaza es la Catedral de Sv. Lovro o San Lorenzo con su famoso pórtico de la entrada occidental, obra maestra del escultor Radovan. Si entras en la catedral, existe la opción de subir al campanario de 47 metros por unas 20 kunas (± 3 €), desde el cuál hay unas vistas estupendas 😉

Junto a la catedral, en el lado este de la plaza Gradski Trg., también encontramos la útil oficina de turismo y el precioso Palacio Ducal del s.XIII, hoy en día ayuntamiento de Trogir, decorado con los escudos de armas de las familias nobles de la ciudad. Además, en la plaza está también la Logia de la ciudad con su Torre del reloj, ambas del s.XV, formando un conjunto muy fotogénico (si las terrazas lo permiten…).

Callejeamos plácidamente un poco más desde la plaza hasta dar con la Puerta del Mar. Este acceso en las antiguas murallas conduce al paseo marítimo y junto a él aún se encuentra una pequeña Logia dedicada en tiempos a vender la faena de los pescadores. Al igual que Zadar, Trogir se hace muy agradable para caminar y el paseo marítimo que lleva de la Puerta del Mar al Catillo-Fortaleza de Camarlengo, todo engalonado con barcos preciosos y terrazas, es sensacional!

Cuando los venecianos se hicieron con el control del núcleo histórico, añadieron dos fuertes que todavía hoy se conservan en perfecto estado, el Castillo de Camarlengo y la Torre de San Marcos. El Castillo de Camarlengo, de planta octogonal, robusto e imponente, se construyó para defender a Trogir, de posibles ataques por vía marítima, y como residencia del gobernador de la ciudad. A pesar de que se puede entrar en el castillo y subir hasta la torre, por dentro está bastante vacío y no creemos que valga mucho la pena salvo por las vistas. Aunque antaño este castillo y la Torre de San Marcos estaban unidos, hoy entre ellos sólo queda un campo deportivo y una glorieta, vestigio de la ocupación francesa de Trogir en este caso.

Salimos de Trogir encantados con la visita rumbo ya a PRIMOŠTEN. Esta pequeña población de Croacia es otra de esas joyas que el camino nos regaló de casualidad. Paramos allí porque era ya la hora de comer y aprovechamos para dar una vuelta dejándonos sorprender por Croacia una vez más.

Primošten
Primošten

Situada en una pequeña isleta y conectada al continente por una vía, Primošten es un destino popular también para los croatas. Es famosa sorprendentemente por una tradicional carrera de burros… y sobretodo por sus viñedos, candidatos a ser Patrimonio de la Humanidad. En ellos se cultivan las uvas Babić, que generan el orgulloso vino de esta región dálmata. A nosotros nos gustaron mucho sus calles apacibles y tranquilas carentes de turistas, su atmósfera muy local y poco explotada, y por supuesto su maravillosa playa Raduča que bordea la pequeña penísula contigua. Nos deleitamos un rato paseando por sus bonitas calles hasta subir a la parte superior de la colina que conforma la isla, donde está la iglesia de San Jorge o Sv. Juraj. Acabamos la visita refrescándonos en su playa de aguas ultra cristalinas que como la ciudad estaba práctcamente vacía 🙂

Gastando gustosamente más tiempo del que habíamos planeado en Primošten, llegamos a ŠIBENIK al atardecer. Dejamos el coche cerca de la ciudad vieja en un parking de pago y al aire libre en la plaza de Poljana Marsala Tita. Desde allí seguimos por Ul. kralja Zvonimira hasta encontrar unas escaleras que subían hacia la zona vieja.

Estuvimos subiendo y subiendo todo el tiempo por cuestas y escaleras empedradas hasta que llegamos a la cima del peñón cárstico sobre el que se asienta Šibenik, y donde se encuentra la fortaleza veneciana de San Miguel o Tvrđava Sv. Mihovila. Las vistas desde aquí son simplemente magníficas! abarcando toda la zona vieja llena de tejados y campanarios en un laberinto de calles. Antes de irnos de allí, curioseamos y bordeamos la fortaleza hasta llegar a una zona donde el camino se cortaba por una valla de madera. Vimos que unas parejas la esquivaban, y se metía por un lateral, así que sin pensarlo mucho nos metimos también para ver. Llegamos a lo que debieron ser los restos de una muralla de la fortaleza que, a modo de púlpito-mirador, se metían hacia el mar sobre el vacío otorgando unas vistas increíbles… allí nos quedamos embobados viendo el atardecer en un momento que fue puramente mágico!! 🙂

Regresamos sobre nuestros pasos camino de la famosa catedral de San Jacobo o Sv. Jakova (también la llaman de Santiago), Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000. Emplazada en la Plaza de la República de Croacia o Trg. Republike Hrvatske, lo más significativo de la catedral de Šibenik, además de ser imponente por fuera, es que está construída enteramente de piedra caliza y mármol usando una técnica única para levantar la bóveda y la cúpula cargando todo el peso sobre el resto de la estructura del edificio. En el interior también destaca la ornamentación con un ya famoso friso de 75 rostros humanos que representan a la población de entonces. En la misma Plaza de la República de Croacia, también vale la pena fijarse en el Palacio del Príncipe, hoy Museo de la Ciudad, y en el Ayuntamiento, situado en una logia de dos plantas.

Finalizamos el día regresando al apartamento donde dormíamos en Split, muy contentos por todo lo que habíamos visto. Nuestra CONCLUSIÓN es que Trogir quizás fue la visita más bonita y completa de todas, pero también la más masificada pese a habernos levantado temprano. Primošten sin embargo había sido una delicia, estaba casi vacía, y además tiene una playa muy bonita a lado para refrescarse. Nos habría gustado pasar más tiempo en Šibenik pues nos supo a poco, pero lo que vimos fue realmente precioso. En definitiva y por unanimidad, nos quedamos con las tres!! 😉

Nos vemos!

N&R

MÁS sobre CROACIA:

 

6 comentarios sobre “Trogir , Primošten y Šibenik – Croacia (Dalmacia) en 7 Días

Déjanos un comentario :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.