Edimburgo en 2 Días

Hola a todo el mundo! 🙂

Bienvenidos de nuevo a nuestro humilde rincón cibernético. En esta ocasión os vamos a proponer un planazo de fin de semana super económico, visitar Edimburgo. Ésta ciudad es sin lugar a duda una de las más bellas de Gran Bretaña, un núcleo histórico y cultural en medio de un sin fin de bares, restaurantes y tiendas aptas para todos los bolsillos. En marcha!

 

EDIMBURGO LOW-COST?

Vuelos: La capital de Escocia se ha convertido recientemente en un destino ideal al que volar por muy poco con compañías low-cost tipo Ryanair o Easyjet, sobretodo en invierno. Nosotros volamos en febrero con Ryanair, desde Dublín, de Sábado por la mañana a Domingo por la noche por sólo 20€!

Alojamiento: En base a nuestra experiencia el alojamiento en el Reino Unido e Irlanda se caracteriza por ser carísimo para la calidad que ofrece. En estos casos nosotros solemos recurrir a la web de Airbnb pero en el centro de Edimburgo hay un hotel de la cadena Easyhotel que si reservas con antelación en su web te saldrá muy muy barato. Nosotros que sólo buscamos dormir en un sitio agradable, calentito y limpio nos pareció perfecto. Una habitación doble con baño, la noche del Sábado a Domingo, los dos, 39£ (menos de 58€), una ganga!

Transporte y traslados: Nos movimos a pie sin ningún problema pues además de no tener muchas cuestas, no es una ciudad muy grande. Para subir y bajar al aeropuerto escogimos la mejor opción rapidez/precio que es el Airlink Bus 100 de la compañía Lothian Buses (30 min, 7,5£ i/v). Los tickets los compramos en el mismo bus, así de fácil 🙂

 

DÍA 1: Princes Street Gardens y Old Town

Salimos hacia a Edimburgo a horas intempestivas pero a tope de ganas. El vuelo desde Dublín es cortísimo así que nada más llegar, bajamos del aeropuerto, hicimos el check in en el Easyhotel, desayunamos y nos pusimos en marcha!

Puesto que estábamos en Princes Street nuestra primera parada fueron los Princes Street Gardens. Estos coquetos jardines que separan la ciudad vieja (Old Town) de la nueva (New Town) ocupan el valle que albergó en su día el Nor’ Loch, un pantano que se drenó en el s. XIX. En ellos pudimos ver la iglesia de St John, el monumento al novelista sir Walter Scott y algunas de las mejores vistas de la Old Town y del Castillo de Edimburgo. Si los visitais tende en cuenta que el tamaño de los jardines puede despistar, ya que están divididos en dos partes por una carretera que une la Old Town y la New Town conocida como The Mound.

Princes Street Gardens
Princes Street Gardens
Monumento a Scott
Monumento a Scott

Nos dirigimos hacia la Old Town ya que queríamos ir a un tour gratuito en español de la empresa Sandemans New Europe. Este tipo de tours son geniales para obtener  una primera impresión de un sitio o si andas corto de tiempo ya que por un “donativo” te guían por la ciudad durante 2-3 horas contándote la historia, anécdotas y cosas curiosas de los lugares más turísticos.

Catedral de St Giles
Catedral de St Giles

Entre la multitud de cosas que visitamos en la Old Town estuvo la Catedral de St Giles, también llamada High Kirk of Edinburgh. A la salida de esta catedral, que nos pareció bonita pero tampoco para echar cohetes, está en el suelo un corazón hecho con adoquines que marca la sede del Tolbooth (que hizo de sede del Parlamento y del Ayuntamiento, Tribunal de Justicia y cárcel) sobre el cual es típico escupir para obtener buena suerte.

El Castillo de Edimburgo
El Castillo de Edimburgo

La Catedral está situada en la calle más antigua de la ciudad, la Royal Mile, que conecta el castillo con el Palacio de Holyroodhouse. Ésta arteria de la Old Town llena de vida y con múltiples callejones o Winds, nos pareció super bonita y vale la pena pasearla entera entrando en sus multiples callejuelas.

El Castillo de Edimburgo, majestuoso sobre la colina rocosa que se erige desde los Princes Street Garden, es por fuerza mayor la atracción turística más popular de la nación. A nosotros nos pareció precioso desde fuera, porque pagar 16£ (un poco menos de 24€) por entrar nos pareció un poco robo. De todas formas se puede acceder hasta la esplanada del castillo o plaza de armas desde donde hay unas vistas chulísimas de la ciudad. A las 13h todos los días se dispara el cañón de la II Guerra Mundial “One O’Clock Gun”, así que no os asusteis cuando escucheis su ruido ensordecedor 😉

El Castillo de Edimburgo
El Castillo de Edimburgo

No muy lejos del castillo se encuentra la famosa iglesia Greyfriars Kirk, donde se reafirmó la independencia de la iglesia escocesa en un Pacto Nacional que causó la muerte de muchos de sus firmantes. En la entrada de la iglesia está la bonita estatua de Bobby, un Skye terrier que veló la tumba de su amo durante años, y que inspiró una novela y hasta una película de Walt Disney. La historia es adorable pero ¿no os suena a otras historias semejantes que hay en otros países? Por último vale la pena pasearse por el verde y un poco tétrico camposanto de la iglesia donde muchas figuras célebres de Edimburgo yacen enterradas.

Greyfriars Bobby
Greyfriars Bobby

A pocos metros de la Greyfriars Kirk se encuentra el moderno Museo Nacional de Escocia (National Museum of Scotland). Nosotros estuvimos un buen rato y nos gustó muchísimo pues es muy variado y no se hace tedioso ni aburrido, además es gratis 🙂 Alberga áreas de arqueología, ciencias naturales, artes decorativas, tecnología industrial, etc.

Museo Nacional de Escocia
Museo Nacional de Escocia

Retomando la ruta, desde el museo seguimos hacia el impresionante y lujoso colegio privado George Heriot’s School, en su origen para huérfanos pero hoy de pago. Se dice que este colegio inspiró a J. K. Rowling en la creación de Hogwart’s para su libros de  Harry Potter y nos lo creemos porque es una pasada!

Si volvemos hacia las proximidades del castillo, cerca de la catedral y de la Royal Mile está la pintoresca y colorida Victoria Street, que no es más que una curva empedrada llena de tiendecitas majas sobre la cual se sitúa Victoria Terrace que brinda unas buenas vistas.

Victoria Street
Victoria Street

Al final de Victoria Street está la alargada plaza Grass Market, antigua sede del mercado de ganado y plaza de ejecuciones, que conmemora en un monumento a los máritres que firmaron el Pacto Nacional antes mencionado.

Volviendo a la Royal Mile y dejando atrás el castillo nos dirigimos a ver el Palacio de Holyroodhouse, más conocido por ser la residencia oficial de la familia real en Escocia. Nosotros no entramos, pero verlo por fuera y sobretodo el paseo por la Royal Mile hasta allí valieron mucho la pena.

Palacio de Holyroodhouse
Palacio de Holyroodhouse

Al final de la Royal Mile está también el polémico y modernísimo edificio del nuevo Parlamento Escocés, diseñado por el arquitecto español Enric Miralles. Nos pareció interesante que la planta del edificio representa a la flor de la democracia plantada en suelo escocés, pues tras el Acta de Unión de 1707 Escocia no tuvo parlamento propio hasta el referéndum de 1997.

Parlamento Escocés
Parlamento Escocés

Si os sentíis bien de fuerzas y tiempo podéis intentar subir la montaña del Holyrood Park hasta la cima rocosa de Arthur’s Seat que seguro es muy chulo. Nosotros preferimos finalizar el día con algo más suave en aquel momento de fresco intenso y fuimos a ver el atardecer en New Town a la colina de Calton Hill, en la punta oriental de Princes street. Éste genial mirador de la ciudad está salpicado de monumentos que le dan un aire de acrópolis griega muy curioso.

Calton Hill
Calton Hill

DÍA 2: Dean Village y Stockbridge

Comenzamos el soleado y frío domingo en Edimburgo visitando su área más bohemia en un paseo dominical de película! Al final de Princes street (lado opuesto donde está Calton Hill) sale una calle llamada Queensferry street que nos llevó directamente al pintoresco valle de Dean Village. Esta aldea fundada en el s. XII llegó a tener 11 molinos de agua para hacer harina. Hoy es un área residencial preciosa que respira paz y armonía, dándote la sensación de estar lejos de lagran ciudad, un gustazo! Desde allí seguimos el cauce del río hacia la derecha en un paseo chulísimo llamado Water of Leith Walkway que acaba en el puerto marítimo de Leith.

Water of Leith Walkway
Water of Leith Walkway

Poco después de pasar por debajo del puente Dean Bridge subimos una cuestecita para dirigirnos hacia la calle más cara de la ciudad, Ann street. Con casas de estilo georgiano y un pequeño jardín delantero, presume de ser una de las calles más exclusivas y codiciadas del Reino Unido, aunque en nuestra opinión la calle tampoco era para tanto..

Continuamos hacia el corazon de Stockbridge en Raeburn Place. Gracias a la multitud de tiendas, restaurantes, cafés y pubs, esta calle rebosa vida y alegría en cada esquina. Nos llamó la atención gratamente la cantidad de comercios benéficos o “charity shops” llenos de gente que había, una clara seña de lo solidaridad de los lugareños.

Al final de Raeburn Place tras cruzar el río llegamos al encantador y pequeño mercado dominguero de Stockbridge. Un lugar muy majo donde tomamos un café y el “lunch” mientras ojeamos los productos artesanales que el mercadillo ofrecía.

Mercado de Stockbridge
Mercado de Stockbridge

Pasamos el mercado y unos metros más alante a la izquierda empieza la calle St Stephen street donde la creatividad y vida bohemia de Stockbridge alcanzan su máxima espresión. Esta calle está llena de galerías de artístas locales, tiendas de muebles antiguos y de sgunda mano, pubs y restaurantes muy bien puestos y decorados.

Nos pareció curioso como muy cerca de St Stephen street, en Glenogle road, están las Stockbridge Colonies. Un conjunto de callecitas muy pegadas con casas de piedra adosadas a ambos lados fruto del esfuerzo de una coperativa de obreros para ofrecer alojamiento asequible a la clase trabajadora.

Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico

Desde aquí nos dirigimos a terminar ya el día al Real Jardín Botánico (“Royal Botanic Garden”) por donde nos deleitamos con un largo paseo relajante antes de emprender el camino a casa.

De vuelta a casa pensabamos en nuestras míticas CONCLUSIONES de viaje y por unanimidad decidimos que Edimburgo nos gusta, y mucho. No son sólo los impresionantes edificios y monumentos de su zona vieja sino también su área nueva llena de vida, parques, mucho comercio y lugares interesantes por los que dejarse caer. Claramento nos pareció una ciudad para descubrir perdiéndose y explorando sus infinitos rincones que no dejan de aparecer a la vuelta de cada esquina. Nos quedamos con la espina de no llegar a ver el puerto marítimo de Leith, la Rosslyn Chapel, subir hasta la cima de Arthur’s Seat y alguna cosilla más… pero bueno, quedan pendientes para la próxima! 😉

N&R

 

4 comentarios sobre “Edimburgo en 2 Días

Déjanos un comentario :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.